Khao Sok National Park

“Me fui a los bosques porque quería vivir sin prisa.
Quería vivir intensamente y sorberle todo su jugo a la vida.
Abandonar todo lo que no era la vida, para no descubrir,
en el momento de mi muerte, que no había vivido.

Henry David Thoreau

8-Nov
Día gris el de hoy. Y no solo porque haya estado lloviendo durante todo el día, que por otra parte, es la primera vez que no pasa, y estando en plena época monzónica (que no mongólica) se antoja cuanto menos sortudo. Ha sido gris, feo y jodidamente malo. El peor día de nuestra estancia por Tailandia. Pero también puedo decir que será el único día a olvidar, a tachar del cuaderno, de nuestro mes tailandés.
Comenzaba el día bajo un aguacero de espanto, verificando mi cuenta corriente. Chiquita estafa colega. Los hijos de la gran Bretaña de los banqueros, que siempre anda agujereando anos, los de Bankia para ser más exactos, me han cargado 14€, catorce euracos, por un compra de bahts en una casa de cambio en Koh Tao. Y supuestamente así no cobraban comisión, ya que estas haciendo una compra, y no una retirada de efectivo. Vas, pagas con tarjeta a través de un datófono y te dan moneda tailandesa. Pues zasca. Big zasca. A la vuelta me paso por el banco. 3 litros de gasofa y me paso por el banco.
Parecía que escampaba y nos dábamos un garbeo, el último, por la isla. Pum. Diluvio universal. Vuelta al hostel, compras de última hora, devolver la moto y pal barco. Calados no, empapados, hasta los calzoncillos. Lo mejor, comprobado está, es llevar la menor ropa posible. Con la temperatura tan estupenda que hace, no se pasa frío, y se seca todo antes. Hacinados como sardinas en un buen ferry de 3 pisos me he abierto la cabeza. Una esquina bien esquinada a baja altura ha tenido la culpa. Y un basto que no mira por donde va. Ostia de espanto y buena brecha. Bollo de por vida. 2 horas y algo después llegábamos al puerto pero jaaaaa, quedaba todavía un bus de 1 hora hasta Surat Thani. Autobus con el A/C a 3ºC y la música a todo trapo. Hasta la vieja de “dale más gasoliiiiina” sonaba. El congelador móvil nos dejaba en una estación de bus propia de la empresa en nosesabe donde para coger allí una Van. Van que no era la adecuada. Van lanzadera hasta oooootra estación de bus y de allí, siiii, la correcta. 12 personas más las mochilas en la furgoneta. 13 con el autovanero. Mal agüero (joder, tengo un don para la rima, y lo sabéis). Y yo en medio de dos obesas en el peor asiento de todo el vehículo motorizado, menudo atentado.
El hostel, directamente reservado con la compañía, el Jungle huts, se nos presenta a las puertas del Khao Sok National Park, nuestro gran destino para mañana. 400 bahts la noche para dos más los 550 bahts de todo el viaje (barco más todos los demás), contratado directamente en un cibercafé de Koh Pha Ngan. Muy bien de precio todo. Total, de 12:30 a 21 viajando para esperar a la sorpresa final: robo. Al pobre Rubén, mi compañero de faenas, le han birlado la gorra, gafas de sol y 2000 bahts. A mí 2 chocolatinas. La única opción ha tenido que ser desde el maletero del primer bus. Si no imposible porque las hemos tenido en todo momento encima. Muy de cuarto milenio todo. Para coronar este magnífico día, me he dejado un jersey en la super van, para colmo.
Mañana volveremos por el buen camino, por la senda de la gloria. O quien sabe, quizás me pique una tarántula o me coma un tigre.

khaosokUno de los icebergs verdes.

9-Nov
Muchos lo nombran como el lugar más bonito de Tailandia. No he visitado todos los lugares pero puede que tengan razón. Esas opiniones fueron las que nos trajeron hasta aquí, y creo que es la mejor decisión de esta pequeña experiencia lejos de casa.
El lago Cheow Larn, un lago artificial creado en 1982 en el jodido lugar más bonito del mundo, en el Khao Sok National Park. Lugar con más animales de todo Tailandia, y hábitat de la flor más grande del mundo, la raflessia arnoldii. O eso dicen los thais, que siempre tiene lo…más mejor del mundo. Y efectivamente, como de costumbre, te engañan. Informándome un poco (tecleando en Monsieur google) resulta ser la SEGUNDA flor más grande del mundo. Pero bueno, sorprendente cuanto menos, ya es.
Desde el mismo hostel contratábamos la excursión por uno 1500 bahts (treinta y algo euros). No es barato pero yo pagaría más si fuera necesario. Rentabilizados al máximo. 1 Hora de trayecto para coger, sobre las 10 de la mañana un barco de los llamados long tail boat. Se llaman así porque de un motor que parece de camión emerge un tubo metálico que se adentra aguas adentro finalizando en una gran hélice que mueve a todo el barco. El tubo medirá unos 3 metros y la hélice…no te imaginas que vaya a mover toda esa mole de madera y alemanes gordos. Pero vaya si la mueve.
Y el trayecto…algo que todos hemos soñado. Me he pellizcado un par de veces por el camino. Enormes paredes que en muchas zonas podrían superar los 100 metros emergían de las aguas como cuchillas, verticales hacia el cielo. En otros lugares esas paredes se cortaban, formando pilares, peñones de más de 30 metros de altura por no más de 10 de diámetro. Icebergs verdes. Porque sobre todo en esa roca caliza, formaciones cársticas de hace miles de años, crecían miles y miles de árboles formando un tupido manto verde hasta donde te alcanzara la vista.

XbarcosXLos típicos long tail boats

Si continuamos la vista al frente, maravillados por lo que nos rodea, observaremos oasis en medio del mar, islas verdes sin ningún tipo de vida animal, solo vegetal. Tarareaba la BSO de Jurasic Park y poco me falto para ver uno de esos enormes pájaros dinosaurios esquivando los picos más elevados de aquellos “fiordos” thais. Picos redondeados como no se ven en Europa. Las montañas de Dragon Ball señores ¡Por fin las he visto! Muchas de esas elevaciones eran seguro la antigua cola del dragón Shenron. Y al parar ir pisar tierra firme, el olor y color ya vividos en Chiang Mai. La selva, pero ésta más auténtica si cabe. Ruidos de monos en celo, grillos, pájaros, pero que difícilmente llegas a ver. Parece mentira, pero fue más fácil de ver a los monos en el propio hostel, llegando esta mañana a nuestra terraza a buscar comida. Buena idea la mía la de sacarles patatas fritas: una jauría de monos (si es que los monos pueden agruparse en jaurías, que no creo) que tiraba los pocos enseres que quedaban en la terraza, en incluso se agarraban de los barrotes de la ventana tras la cual nos guarnecíamos para intentar abrir la ventana. Viendo sus dientes, la verdad que acongoja un poco, que acojona vamos. Eso sí, una vez pasada la euforia hemos salido y se han quedado más quietos que Tom Cruise en el museo de cera de Madrid.

Seguidamente caminábamos por la selva unos 20 minutos para llegar a otras de las estribaciones del lago, donde sorprendentemente nos encontrábamos con un conjunto de bungalows flotantes con familias thais viviendo en ellas, probablemente gracias a nosotros. Todo en bambú, al igual que nuestro próximo medio de transporte: largas barcazas flotantes de bambú con el mismo motor que el barco anterior. Te suspendes a escasos centímetros de la superficie. Allí obtuve otra de las grandes imágenes del viaje, que jamás borraré de mi mente: observar la barca colindante, sola entre toda esa naturaleza, avanzando rauda por entre las montañas, con todas aquellas caras de asombro mezcladas con felicidad. Alucinante. De película. La cueva no resultó ser espectacular. Al ser el periodo de lluvias, se ven obligados a buscar un lugar alternativo ya que la cueva habitual, la Nam Talu Cave, se encuentra con el nivel del agua excesivamente elevado. Normalmente la excursión comprende 2-3 horas de ruta por dentro de la cueva con formaciones magníficas y lugares donde es necesario nadar para pasar de un lado a otro. Una buena aventura. Motivos de sobra para volver.

khaosok3
Ya de vuelta, nos hemos parado a comer a unos de los “hoteles del lago”. Instalaciones preciosas en madera sobre toneles flotantes, como dormir en un barco, pero en medio del paraíso. En este caso se encuentran instalados entre islote e islote, en pleno medio de la presa. Allí las vistas son…de mear y no echar gota

Un kayaking espectacular post-comida bastante suculenta (Green curry, pescado frito, tempura, verduras salteadas, tortilla, frutas y todo aderezado con su correspondiente aloz blanco). Este lugar te hace querer que el tiempo no pase, permanecer en ese lugar indefinidamente para no hacer nada más que disfrutar de aquel bello paisaje. Pero lamentablemente (o no) el tiempo pasa. Nos queda Koh Phi Phi, y lo tendrá difícil para superar este lugar.

Xbungalows

Bungalows flotantes del lago.

Al día siguiente madrugamos de lo lindo para intentar adentrarnos en la selva junto con todos los animales mortales del mundo. A las 6:30 estábamos a las puertas del parque nacional, pero era demasiado tarde. A estas latitudes y sin cambio horario, a las 6 de la mañana es de día, y los animales no acostumbran a salir con la luz del día, comen por la noche. En nuestro trekking de casi 5 horas solo pudimos ver muchas mariposas, algún mono distraído, lagartijas de buen tamaño y muchas hormigas. Los elefantes, serpientes, tarántulas, jabalís verrugosos, escorpiones y demás no se dejaron ver. Para ver toda la ruta os recomiendo este blog.

Y para acabar os dejo con este video espectacular donde podréis acercaros un poco más a lo que nuestros ojos vieron, y que aunque quisiera (que no) no podría olvidar de mi mente.

Ale, feliz Hanuka a todos, no acabéis como este. Exprimir la vida que a este paso se nos acaba pronto!!!!

IMG-20141224-WA0000 (1)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s