Aventuras y desventuras de un mes de Ramadán (IV)

16/07/14 Cenas frugales, por los cojones.

11 días de Ramadán (a día de hoy quedan 2, pero en mí monólogo interior el tiempo es algo ambiguo). Y contando para atrás. Como de pequeño con aquel típico calendario de navidad en el que cada día abrías una ventanuca y encontrabas una pastillita de chocolate. El 24 de diciembre ibas con toda la ilusión esperando encontrar al mismísimo papa Noel encerrado, y lo único que aparecía ante tus ojos era una pastilla de chocolate 2 milímetros más grande que el resto. Mi madre algún año se lo curro más de la cuenta y cada día era un dulce diferente. Siempre me he considerado un niño bien criado. Demasiados caprichos quizás.

Pero como es de ramadán de lo que hablamos y no de navidad, cambiemos chocolate por dulce de almendras y a papa Noel por…un imán barbudo.

Hoy me he enterado de algunas cosucas más. Resulta que el castigo que deberían realizar en caso de saltarse el ramadán es doblar los días de ayuno. Es decir, hacer 60 días. O de lo contrario, y si te lo puedes permitir, dar de comer a 60 personas. Digo debería porque esto es como lo de aguantar sin copular antes del matrimonio para los cristianos, solo unos poquicos lo cumplen. A ver si os vais a pensar que cuando se echan agua por la cara 80 veces al día es porque se mueren de calor. Miran a ver si les entran unas goticas a la boca, rebañando con la lengua los labios para al menos llevarse algo de agua al estómago. Que a veces pienso que el único mono que hace ramadán soy yo.

18/07/14 Cuenta atrás

Comienza la cuenta atrás. Jueves, 1:12 de la mañana. Como de costumbre, la tripa hinchada. 62 kilos 200 gramos, parece que se establece mi peso ideal. Quedan 9 días, u 8, según convenga. Y la vida en el club Merd sigue su curso. Explotaciones laborales y contratos discriminatorios según nacionalidades (y no según carga laboral o responsabilidad, como debería ser) aparte, cada uno arrastra su carga como buenamente puede. Cada mochuelo a su olivo, que cada uno barra su parcela. Suena como la mayor mierda del mundo, cuando en realidad no lo es. Pero ya sabéis, todos tenemos el peor trabajo del mundo. Y a los españoles nos gusta mucho quejarnos.

Porque si os cuento ahora que esta misma tarde me he echado una pachanguca a fútbol con Moussa Sissoko, jugador del Newcastle y miembro de la selección francesa de fútbol, las cosas cambian. Así, de risas. El tío se acaba de venir del mundial de Brasil, llega de vacaciones y se pone a jugar al fútbol. Es algo así como si un cocinero viene al club Med y se mete a la cocina a preparar la cena de los 900 comensales. A eso se le llama amor por su trabajo, y no yo criticándolo a la mínima oportunidad. Mente positiva coño! (Positivismo al poder,gran post de un gran hombre). Lo cierto es que el negraco no marca la diferencia en el terreno pequeño, pese a dejar detalles de calidad cada 11 segundos. En el terreno grande te deja a la altura del betún, imagino.

Por el tiro al arco no pasan muchas cosas, salvo de vez en cuando pavos reales, o dianas móviles.

20140718_172002un pavo real hembra en el campo de tiro

No les he dejado apuntar que esta semana había nivel y me dejan el pobre pavo como las redecillas de los chequeos médicos de los futbolistas, muy de moda en época estival.

Y por la tarde, para romper el ayuno, me he ido a comer al rancho, pegado a mi amado tiro al arco, con los caballitos. O más bien con los cuidadores de caballitos, los caballeros, vaqueros (aunque no hay vacas), cowboys o como los queráis llamar. Los khoyas marroquís. Mucho más típico que en hotel. De hecho desde allí se oía el canto del imán desde la mezquita llamando a beber agua y llevarse el primer dátil a la boca. Harira, huevos, té, leche caliente, Msemen, queso, mortadela, nutella, zums, harsa y un gran etc como glotonería máxima. Y todo rodeado de grandes sementales. Los caballos digo, los otros no lo sé puesto que estamos en ramadán (y en ramadán no se toca mujer, odiadísimos lectores, amigos todos).

20140718_193848Con los khoyas marroquíes

Es curioso ver como entre países vecinos en África tienen coñas similares (salvando las distancias, cada uno con su cultura) a los europeos. Resulta que los marroquíes cantan la misma copla, casi al unísono, cuando les pregunto sobre los tunecinos. “Nah, estos no hacen ramadán, ninguno de ellos”. Si le preguntas a un tunecino, probablemente te dirá lo contrario. Mi opinión, que los habrá en ambos bandos que no lo harán. Eso sí, escondiditos para que la sociedad no les mire mal. Es una cuestión social esto del ramadán, más que una cuestión religiosa. Como muchas cosas en este mundo mal hecho (cuando hablo de mundo me refiero a sociedad, a la parte humana, el mundo como planeta tierra está más que bien hecho, salvo Benidorm, que está mu mal hecho), la esencia de la tradición, su verdadero significado positivo, con beneficios, se ha perdido, quedando únicamente lo superfluo, lo no esencial, lo insignificante.

Y es que así es la raza humana, sorprendiéndose así misma desde mucho antes de cristo. Pervirtiendo la sociedad paso a paso, degradándola a su mínima resolución, con ya peores gráficos que las fotos de la blackberry, y con menos significado que la palabra turruncún.

Y esta es mi reflexión del día de hoy. Positiva o negativa, nadie lo sabe. ¿Divertida y amena? Espero que sí. Inchallah. Salam Aleikum.

19/07/14 Reflexiones de peso

Qué razón tiene la frase “cuánto más se tiene más se quiere”. Y cuando te falta algo por mucho tiempo es cuando de verdad lo valoras. De verdad grito al cielo y afirmo que se puede ser feliz con muy poco. Hoy me he acercado al nirvana con poca cosa:

                “El estómago lleno tras un día sin comer y beber, dos sillas, una para apoyar mi redondo culo más otra para elevar las piernas, y una canción de Bob Marley. Escuchar árabe bajo el humo de una sepsi y las estrellas como cielo. De fondo, 19 caballos sementales te rodean, vigilándote, dejándose ver entre las sombras de 2 grandes focos alógenos sus robustas cabezas, que asoman unos pocos centímetros afuera de sus respectivas cuadras.”

Me explico, llamarme extraño, raro o deficiente, pero yo la felicidad la encuentro en los pequeños detalles, cotidianos, normales. Ayer disfrute mucho más del Lftor que cenando en el restaurante los mayores lujos occidentales. Pues yo (en este momento, ojo, no lo sé mañana) me lo cambio por una mesa de plástico, unas barras de pan, un buen té y especialidades marroquíes sentado a la mesa con buenos compañeros. Y hoy encima ha tocado asar sardinas en una carretilla, ¡Qué más quiero! La sepsi, que la nombraba anteriormente, es una pipa de madera típica marroquí, generalmente de 4 partes desmontables (3 del cuerpo más donde se posa el fumable) que se utiliza para fumar el kiff, la marihuana marroquí mezclada con tabaco. Yo, queridos amigos, a parte que estoy de ramadán, mi máxima aspiración es olerlo, no more monkeys jumping in the bed.

Cannabis-Chaouen4La sepsi, o pipa marroquí

En otro orden de cosas, o en otro desorden de cosas, ya que este monólogo interior empiezo a pensar que solo lo entiendo yo (cuyo objetivo ya es suficientemente válido), la mañana ha sido decorada con una bonita Remise de Medailles, la más bonita de todas las que he hecho. Os cuento, al final de la semana todo el equipo de deportes damos las medallas a los clientes que han ganado los diferentes torneos en golf, vela, tenis, deportes terrestres (entre ellos mi tiro con arco) y circo. La mitad del equipo llegamos a la playa en dromedario, al ritmo de la música, sintiéndonos un poco como los reyes de arabia, pero sin turbante. La otra mitad llegan en zodiac, sintiéndose más (o así lo ve mi calva cabeza) como inmigrantes que llegan a la tierra prometida. Tras ello se nos presenta uno por uno realizando bellos halagos a los talentos personales de cada GO (para los novatos en estas aventuras y desventuras, los trabajadores). Y hoy me ha llenado de orgullo y satisfacción, queridos españoles, haber escuchado como todos los GM’s (para los novatos en estas aventuras y desventuras, los clientes) gritaban cual hotel en llamas al oír mi nombre. Hasta el cheff de sports les ha hecho gritar una vez más para ver si les había pagado por un solo chillo o por dos. Mu grande oiga. Significa que les hace mucha gracia mi acento. Hoy dormiré con una sonrisa en la boca. Y así, hasta el resto de mis días.

Exprime la vida. Y ríete mucho. Como por ejemplo:

CR_916053_jared_leto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s