Aventuras y desventuras de un mes de Ramadán

29/06/14

En hora y poco comienzo el ramadán. En plena batalla del vino. Muchos estarán ahora agotando sus últimos vasos, cubatas, litronas, botellas o lo que sea. Y luego para los riscos de Bilibio a empaparse de vino y almorzar un poco. Yo, a unos cuantos kilómetros para abajo, empezando una de las experiencias, como decirlo, más duras de mi vida. O la más sufrida, pero la más mística también. Un mes de prueba, de superación personal, de probarte tus límites, limpiar el cuerpo de sustancias nocivas, y pensar. Un mes de meditación, de empatizar con los que no tienen nada, un mes de solidaridad con el resto, como debería ser durante todo el año.

Hoy han cambiado la hora, ahora tenemos dos horas menos que en la España peninsular. Solo durante el ramadán, y para todo el país. A partir de las 3 de la mañana, sin beber ni agua, sin comer nada, sin practicar sexo ni fumar ni beber alcohol. Así durante 28 días hasta las 8 de la tarde aproximadamente. Es un reto duro sobre todo en el entorno en el que estamos. Una humedad enorme, hasta 38 grados de temperatura y haciendo ejercicio físico, al sol durante unas 10 horas.

Durante todo el mes, cada día escribiré unas pequeñas líneas sobre lo que me está pasando, tanto mentalmente, espiritualmente, como en mi día a día de este extraño trabajo en el que esto metido, esta extraña secta que es el Club Med (secta neutra, sin connotaciones negativas ni positivas, a iréis juzgando vosotros mismos). Y todo desde un punto de vista cercano, sincero y neutro, sin entrar para nada en la religión, mi ramadán no es el ramadán del islamismo. Dicen que de cada sitio que vas hay que coger lo bueno y quedártelo, pues eso intento. Haya donde fueres haz lo que vieres.

No aseguro nada, solamente que lo voy a intentar hasta el máximo, para poder decir dentro de muchos años que una vez intenté hacer el ramadán, y que lo conseguí. Haya vamos.

ramadan lunaire

Son las 11:30 de la mañana y no llevo ni una hora despierto. La sed ya aprieta, y si, descojonaros todo lo que queráis, esto no acaba más que empezar. De momento he cometido la primera novatada, anoche no cargué las reservas de agua, con lo que según me he despertado ya tenía la boca seca y con ganas de beber. La verdad que comienzo con ganas, sin ninguna necesidad de comer por el momento. Todo está en la cabeza. Hoy tengo el día libre, y en principio vamos a desplazarnos hasta un parque acuático en las proximidades. Parque acuático marroquí eh, no os vayáis a pensar que me voy al Siam park en Tenerife. Allí se aguantará mejor la chaparrera de grados Celsius que están cayendo ahora mismo. Espero o tragar agua de la piscina. Si quiero cumplir a rajatabla el ramadán, eso no está permitido. En realidad mi ramadán es diferente, podemos llamarlo el alfonsdán. No se permite ningún tipo de acercamiento a las personas del sexo contrario durante el día en el ramadán. Y eso me niego a hacerlo. No hablo de ir acostándome a las 12 de la mañana con la primera que pase. Pero si e tener el mismo contacto con mis amigas que el habitual. Ahora os contaré una anécdota para que entiendan la importancia que tiene este mes para los marroquíes. Un compañero de la equitación, que trabajan justo al lado mío del tiro al arco, se llama Youssef. Resulta que el otro día le ofrecí un trago de agua y me dijo que ese día estaba haciendo el ramadán. ¿Para entrenarte? Le pregunté. Pero no era por eso. El año anterior durante el ramadán se había bañado en el mar con los caballos (actividad muy recomendable que realizan para los clientes) y tragó un poco de agua del mar. Eso implica que cortó el ramadán de raíz, con lo que, aparte de rezar todas las oraciones posibles (o lo que tengan los musulmanes que rezar) tuvo que recuperar ese día de ramadán. Por su propia voluntad, sin que nadie interceda. Ahí queda.

comida típica ramadanComida típica del ramadán

Primera prueba de fuego superada. Son las 22:00 de la noche y la primera jornada de ramadán ha pasado. Y con toda la sinceridad del mundo, sin querer mostrarme prepotente, no ha sido tan difícil como lo pintaban. Muchos factores han influido para que no lo haya pasado mal. Entre ellos y como más importante, que ha sido mi día libre, no he trabajado. También he estado en una piscina, con lo que la calor ha sido más soportable. Además todo está en la cabeza, y si te propones algo y lo quieres cumplir, todo es mucho más fácil. Y yo tengo toda la motivación para cumplirlo. Es más, el anochecer o couche de soleil, me ha pillado en el taxi volviendo de Ceuta. El taxista solo hablaba árabe por lo que no me ha podido explicar nada, pero he visto como se paraba en mitad del camino y compraba un yogurt líquido, momento que he tomado como el pistoletazo de salida de la primera jornada de ramadán. Y no he saltado disparado a comer ni a beber, sino que entras en un estado de control del cuerpo tal, que no sientes la necesidad imperiosa de beber ni comer. Casi he comido por obligación. La primera comida del día, llamado el Lftor me la he perdido. Comeremos juntos todos los participantes separados de los clientes, con comida típica marroquí basados en Harira, la sopa marroquí típica, crepe 1000 trous (1000 agujeros), dátiles, Msemen, Boukhmir (pan redondo), huevos duros, mermelada, etc. Sobre las 23:30 llega la segunda comida,, que haremos en el restaurante de personal. Os iré contando más adelante. Buenas sensaciones, alegre y contento por el trabajo cumplido, pero también con algo de miedo por saber cómo se desarrollará mañana a pleno sol y gritando a los cientos que niños que han llegado hoy al Club Med Yasmina.

LfotrLftor, o la ruptura del ayuno

30/06/14

Estamos a hora y media de terminar la segunda jornada de ramadán. Aquí con las 18:16 de la tarde, dos horas menos que en la España peninsular por lo que ya comenté anteriormente. El calendario musulmán es un calendario lunar, por ello no se sabe la fecha exacta de inicio del ramadán hasta unas horas antes del propio inicio. El ramadán empieza con la aparición de la luna el último día del mes de Shaabán (octavo mes en el calendario lunar islámico). Es por ello que el ramadán empieza y termina a una hora diferente cada año y en una época distinta. El calendario lunar es aproximadamente unos 11 días más corto que el calendario solar utilizado en el mundo occidental. Así pues, sobre las 19:45 comienza el Lftor, la primera comida del día.

En estos momentos me encuentro bastante deshidratado. He trabajado todo el día al sol sin un solo trago de agua y el cansancio ha empezado a aparecer. Es una sensación bastante cercana a muchos domingos por la mañana, como una resaca. Eso me da fuerzas para saber que podré aguantar todo el mes, ya que podríamos decir que estoy acostumbrado. Bromas malas aparte, la boca está completamente seca, cuesta hablar y, de verdad os lo digo, a veces se me va la olla. Una vez que he entrado en la habitación, más fresco que al exterior, las cosas van bien. A la hora de comer para los occidentales, ducha de agua fría y siesta, para aguantar. Mis guías espirituales moricos me aconsejan dormir todo lo que pueda, tumbarse, darte agua en la cara y no gritar mucho. Gritar da sed, mucha sed. Pero así somos los europeos, nos gusta hablar de todo sin tener ni idea, y pocos de los que estéis leyendo ahora esto podréis hablar con conocimiento de causa de lo que es tener ser, como yo no podía hablar hasta hace dos días. NI tener hambre. Que esa es otra, la sed gana por goleada al hambre. No tengo ninguna pero ninguna gana o tentación de comer algo. Solo de beber agua. Quinientos litros de agua. Muchos dirán, estás loco y eres un masoca, menuda chorrada. Pues yo os digo que esto es vivir. Para mi vivir consiste única y llanamente en probar cosas nuevas constantemente, y en disfrutar de todo lo que encuentras, sea bueno o malo. La cosa es disfrutar, exprimir cada momento, exprimir la vida.

hariraHarira, uno de los platos más típicos marroquíes.

Los primeros días, como en todo en la vida, pagas la novatada. Llegas al Lftor muerto de sed, y también el hambre aprieta. Y claro, tu estómago, totalmente vacío, tiene el tamaño de una patata de las baratas del mercadona, y no entra ahí ni medio trozo de pan. Te bebes un vaso de agua de trago, la sopa en 3 cucharadas, por mucho que te lo advierten. Y a los cinco minutos tienes un dolor de tripa como cuando en las bodas. Jolgorio y despiporre. Pero ya iremos aprendiendo. Solo es cuestión de mentalizarse de que tu primera comida al día durante todo el mes es a las 19:45, y aunque sea a la hora de cenar es tu desayuno.

02/07/2014

                Cuarto día de ramadán. El cansancio a esta hora (escasas dos horas para romper el ayuno) aprieta más que nunca. Al ayuno se le une las pocas horas de sueño que permite este trabajo en el Club Med. Este es el tercer día que llevo durmiendo 5 horas como máximo. La jornada de trabajo tampoco es fácil. Por la mañana varios grupos de 20-25 niños como locos por tirar unas cuantas flechas. Hay que tener mil ojos si no queremos que los ojos de esos niños se pierdan por alguna flecha mal disparada. Por la tarde, un ir y venir de clientes: ponles la protección, explica los pasos a seguir para tirar correctamente, elige arco y flechas, ordena disparar o buscar las flechas. Muchas horas de pie, sin parar de hablar y sin poder sentarse.

boukhmirBoukhmir, un pan excepcional de la cocina marroquí.

                Se come menos. La primera comida como os dije no te entra nada. En la segunda, sobre las 23:30, estás tan cansado que no comes mucho. Y ni te planteas levantarte a las 3 para comer entre otras cosas porque no me acuesto mucho antes de esa hora. Sin duda esta primera semana está siendo una cura en salud. La boca, seca como la mojama, te pide agua a gritos. Pero es cuestión de voluntad. Durante todo el día ves gente bebiendo delante de ti, botellas de agua por todas partes (y más con este calor) e instintivamente quieres beber. Pero debes ser tu quien, con la fuerza de voluntad del que quiere cumplir sus objetivos, lucha por vencer a la tentación. Muy religioso me ha sonado eso, pero nada más cercano. No olvidemos que mi ramadán nada tiene que ver con cualquier aspecto religioso que no sea el Alfonsdam.

Anuncios

2 pensamientos en “Aventuras y desventuras de un mes de Ramadán”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s