Garden party

La vida en un hotel

“El que trabajando hizo dinero, vivió pobre y murió rico”

Cuando hablamos de trabajo todo el mundo imagina la misma situación: una oficina llena de mesas, todas iguales, metálicas, grises, insulsas, con sus correspondientes ordenadores y los peones sin quitar ojo de las pantallas durante las 8 horas que dura la jornada laboral, salvo para pequeños descansos en los que uno evacúa al canario o se toma un cafelito para no quedarse dormido. Ese es el estereotipo de trabajo occidental. Y la gran mayoría lo ejerce. Cagándose en todos sus muertos cuando llega para sentarse en su desvencijado sofá que no puede cambiar por uno nuevo porque su sueldo irrisorio no se lo permite.

Yo tuve la ocasión de ejercerlo durante 800 horas, unos 5 meses en plena estación estival en la bella isla de Mallorca. Y como para poder hablar de algo hay que conocerlo, ahora puedo decir a ciencia cierta que es la mayor mierda en la que me he podido meter. Para el que le guste. Yo ya afirmo y declaro desde el segundo párrafo que no puedo trabajar bajo un techo. Necesito aire libre. Y no aire enrarecido de oficina congelándote en verano porque tienen el aire acondicionado a 15 grados y asándote en invierno con la calefacción a 25 grados. Para el tontopicha que le gusten las oficinas. A mí dame naturaleza, campo, cielos despejados o nublados, pero que pueda verlos.

En esta vida hay que tocar todos los trabajos posibles, bajo mi punto de vista. Sabiendo que mi punto de vista cambia radicalmente cada escasos meses, es lógico pensar que también quiera cambiar de lugar, de trabajo, de cultura, y hasta de amigos. Pero he encontrado un trabajo que me place, que de momento me llena, y que pese a sus muchos contras, me permite realizar varias de mis pasiones: deporte, aire libre y naturaleza y viajar. No puedo pedir más. En este pequeño post intentaré haceros ver en que consiste y cuáles son los entresijos de la vida en un hotel Club Mediterranée. Muchas de las cosas os van a sorprender, otras conoceréis y habrá algunas que os dejarán boquiabiertos. 3,2,1!!!!!! Bienvenidos al maravilloso mundo de la hotelería.
El Club Med no es una cadena hotelera al uso. Su filosofía es completamente diferente a la del resto de hoteles, y muchas de sus particularidades lo hacen único, lo cual no quiere decir que sea el mejor. Es más, su filosofía tan radical hace que como cliente, o bien lo ames y repitas el resto de tus vacaciones, o bien no vuelvas más. En pocas palabras, muchos los califican de sectario. En muchos aspectos me recuerda mucho a mi vida de colegio mayor en Madrid (un bratzo a los Covarrubios por el mundo, a las del caro que tienen rabo y a las del franco que follan más y mejor, nebrijos de puta).

bache club med
Dentro del hotel existen dos tipos de trabajadores, los GE (gentiles employes) son los trabajadores que todo hotel tiene: limpieza, camareros, cocineros, jardineros… Y luego estamos los GO (gentiles organisateurs) donde cada uno en su puesto (recepción, bar, restaurantes, deportes, animación) realiza sus tareas correspondientes, pero no solo eso, sino que vive la vida de hotel junto con los clientes, que son llamados GM (gentiles membres). Todos muy gentiles siempre, ole viva la pepa, alegría. Si un cipote. Esto implica que los GO’s no solo trabajamos en el hotel, sino que vivimos en él, y llevamos la vida de hotel que lleva un GM. Comemos con ellos, tomamos copas con ellos, bailamos con ellos, hacemos animación, etc. En el club med la Palmeraie, en esta sesión de invierno 2014 somos unos 120-130 GO’s más unos 300 GE’s. La filosofía club Med busca una integración de los GM inmediata, una afinidad excelente entre GO’s y GM’s para obtener el máximo de satisfacción del cliente. Pero para que podáis daros cuenta de cómo es la vida en el hotel os explicaré paso por paso en qué consiste una jornada de trabajo aquí en Marrakech.
A las 8 de la mañana cojo la navette que me lleva hasta el hotel. Cada día de la semana tiene una vestimenta diferente tanto para la mañana como para la noche (blanco y rojo, blanco y polo verde, camiseta 45, la marca de ropa de Club Med, vestimennta oriental…) En el anterior post primeros días en Marruecos ya expliqué que por falta de plazas los GO’s mas nuevos vivimos en un antiguo hotel de la compañía en plena plaza Jemaa el Fna. El desayuno es la única comida que podemos comer juntos los GO’s en una sala reservada para nosotros. La comida es siempre la misma que la de los clientes. Y oh joder oh sí que placer que alegría. Imaginaros comer todos los días en un buffet de un hotel 4-5 estrellas. Un hotel en el que cada día la temática gastronómica es diferente, un hotel con un restaurante con cabida para más de 1.000 personas con 4 salas más una terraza de unos 600 metros cuadrados. De verdad os digo que no comprendo cómo no estoy engordando. Es yo creo el punto fuerte del hotel, junto con el equipazo de deportes.

VistasVistas desde la torre del hotel

La vida en el hotel está plagada de actividades deportivas. Cuenta con 6 pistas de tierra batida, dos piscinas (la principal más una llamada Zen caliente todo el año), gimnasio y sala de fitness para actividades tales como zumba, pilates, refuerzo muscular, step, etc; campo de golf, tiro al arco, spa de 1.000 metros cuadrados, dos restaurantes, dos bares, tienda, mini club (para niños desde 3 a 17 años, con actividades todo el día). Nada mal eh.
Sobre las 9 comienza mi jornada laboral, camino hasta la maison des sports (nuestra base central junto con los del tenis) cruzándote con los primeros GM’s madrugadores, saludando a todo el mundo. A muchos ya los conoces de días anteriores, les saludas por su nombre y conversas un rato con ellos en mi perfecto francés de provincia (digo provincia porque La Rioja es uniprovincial). Hoy toca la marche sportive, por ejemplo. 9:15 quedada en la recepción. Explico la actividad y salgo con ellos a dar un paseo a buen ritmo por todo el palmeral del exterior de hotel. Realizo algunas explicaciones sobre el terreno, río con ellos, hago bromas, en definitiva, es una continua animación de los clientes. Muchas veces es complicado, porque este trabajo implica estar feliz a todas horas durante todo el día 6 días por semana (tenemos un solo día de descanso), y eso es algo que ni Miliki, que en paz descanse, podía hacer.

Paseo en VTT
Paseo en bici

Una vez finalizado el estiramiento vuelvo a la central y si tengo alguna otra actividad (paseos en bicicleta, recepción en la maison des sports para dar raquetas de ping pong, de bádminton, tenis, basket, fútbol, inscribir para la bicicleta…) la realizo con gusto. De lo contrario voy al gimnasio junto con los clientes a mazarme cual M.A. Barrakus y si lo exigen dar algún consejo a los GM’s. Sobre las 11:30 suelo acudir al tiro al arco, lanzo algunas flechas y aprendo como funciona, ya que en mi próximo hotel para el verano seré responsable del tiro al arco. Todos los días sobre las 12 hay algún tipo de animación que finaliza con un crazy signs que no es más que poner canciones conocidas por todos los GO’s y muchos GM’s para bailar una coreografía más que repetida. Algún día que otro me toca hacer la entreé restaurant, donde animo a los GM’s a que participen en los torneos de la tarde, les inscribo y sigo conversando con ellos. Cada día es algo nuevo.

tiro al arcoTiro al arco

Ya en el comedor, eliges tu comida y buscas una mesa donde comer con los GM’s. Los temas de conversación suelen ser siempre del mismo corte (de dónde vienes, cuanto tiempo llevas aquí, que otros hoteles has hecho antes) pero frecuentemente me topo con buenas conversaciones donde se aprenden cosas nuevas y pasas el rato. Después de comer se suele hacer alguna actividad de animación, reuniones de todos los GO o colocamos el teatro para el espectáculo de la noche. Seguidamente realizo los torneos que me toquen (vóley-ball, futbol, petanca o ping pong) hasta las 17-18 y vuelvo a mi habitación para ducharme, tumbarte en la cama unos 30 segundos y volver al tajo. Antes de la cena se va al bar a lo que se llama contact GM, charlar, hablar con ellos, sentarse, tomar algo…Lo tienen todo muy bien pensado. La filosofía club Med es una filosofía de “all inclusive”. En todos sus hoteles. No existen las medias pensiones ni el solo alojamiento, siempre es todo incluido. De hecho se consideran los creadores del todo incluido, cosa de la que yo dudo enormemente, pero vamos, que se piensen lo que ellos quieran. El todo incluido por supuesto incluye bebidas self service all the day. Un cliente se puede poner fino filipino vamos. Pero nosotros no tenemos derecho a pedir alcohol. Si bien los barmans son GO’s como nosotros, hermanos GO’s, el jefe siempre está atento. (Que por cierto, vaya pedazo de mequetrefe está hecho). Eso sí, si la copa la pedimos a través de un GM, entonces podemos beber todo lo que queramos. Esta técnica es la única que consigue que yo haga amistades con los clientes fuera de mi trabajo verdadero, las actividades deportivas.

Otra de las actividades que realizamos son los arrivés y departs. Lo sábados suelen ser el día en el que los clientes se van y otros vienen. Y es una locura. Unas 3 veces al día debes pasarte por la recepción para, junto con todo el resto de GO’s (TGO) disponibles en el caso de departs muy numerosos, realizar una despedida con música típica marroquí y alzando todos los brazos y lanzando besos al autobús. Todo muy bonito y falso a la vez. En el caso de las llegadas, se les hace una breve explicación, se les da un té muy rico y unos dátiles, y se les acompaña personalmente a las habitaciones mientras se les responde a las preguntas y se les invita a participar en todo dentro del hotel (seguir la temática de ropa, venir a los espectáculos, participar en la subasta o en la tómbola, etc).

Arrive et departDepart de los GM’s

Tras una cena en la que casi todos los días salgo rodando (no sé cuándo me acostumbraré a esto y comeré como una persona normal y no como Homer Simpson), se vuelve al bar y al teatro para el espectáculo. Todos los espectáculos de la semana (7 días, 7 espectáculos) son realizados por los GO’s. Esto implica que hay que ensayarlas, aprenderlas, repetirlas y mejorarlas. Y os preguntaréis ¿Y de dónde sacan el tiempo estos pobres chicos para aprenderse las coreografías? Pues al final del día. Sobre las 23-00 de la noche hasta que sea necesario. Media de horas de sueño al día: 6. Si me lo dicen antes juraría que no se podría aguantar, y menos haciendo deporte y estando de pie todo el día. Pero aquí sigo, vivo. De momento. Si no realizas el espectáculo, haces la entrada del teatro (bailas con la música, invitas a entrar a los GM’s, etc) y después te quedas a verlo con ellos. Y tras el espectáculo se hace un crazy sings final y si el cuerpo y los 18 cafes te dejan (miento, yo no bebo café) haces un poco la fete con los clientes.

Damas y caballeros, esta mi vida actual, en la que el tiempo pasa volando y uno envejece de manera sobrehumana. Pero me gusta, y eso es lo que cuenta. Quizás dentro de dos días cambie de opinión, y como el viento, me dirija hacia otro mundo totalmente diferente al que estoy viviendo ahora mismo, siempre con previo paso por el epicentro de mi vida, Haro, la gran capital del Rioja.
Siempre animo a la gente a salir, a visitar, a conocer, a descubrir. Uno no sabe de verdad lo que le gusta si no lo prueba antes. Una persona que no ha vivido en más de un lugar no puede afirmar “es que yo no podría salir de Torrelaverga de la Salmuera”, simplemente porque no lo sabe. ¿Quieres decir que el único lugar donde te gusta vivir es tu casa de toda la vida? Prueba, sal fuera, descubre, intenta integrarte. Y si entonces no lo consigues, tendrás razones de peso para argumentar tu opinión. Pero no cometas el error que comete todo hijo de vecino. No desistas a la primera. Lucha. Me tengo que sincerar para decir que durante los primeros días que estuve aquí me faltó el pelo de un calvo para tirar la toalla. Fue duro, pero lo conseguí. Odio a la gente que habla sin saber, y la mayoría pecamos de sabihondos, de que todo lo conocemos y podemos hablar de todo (en España sobre todo de deporte y de medicina). Así pues, querido futuro viajero, deja de lado tu timidez, tus miedos, tu vergüenza, y pruébalo, sal de tu zona de confort y descubre. Veras las maravillas de este mundo tan variopinto y ya no querrás parar de moverte.

Pero sobre todo, te muevas o no te muevas, Hakuna Matata, y exprime la vida.

Anuncios

Un pensamiento en “La vida en un hotel”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s