10 cosas chorra que hacer en nochevieja

“Al que madruga, patada en los cojones”

Anónimo

Hola enemigos. Hoy apartaremos a un ladico los viajes para dejar escapar nuestra imaginación, bajo los efectos de los psicotrópicos, hacia las cosas más esperpénticas, horripilantes, enagenadas, chorras al fin de al cabo, que podemos hacer en un fin de año. Siempre me he planteado esta pregunta, y como este es mi blog, pues la pongo: ¿Por qué coño lo llamamos nochevieja si en realidad estamos celebrando el nuevo año? Normalmente la gente sale a partir de las 12:30, una vez las campanadas han pasado, nos hemos tomado las uvas (sepan por cierto, a modo anecdótico, que la tradición de tomar las uvas se remonta a los excedentes de los viticultores que no sabían que hacer con toda la uva sobrante, y toma, a tomarlas una por campana, sin ton ni son. El vino, señores, está everywhere). ¿Por qué entonces, hijos de la droga, se le llama nochevieja, debería ser día nuevo o noche nueva, no? Ahí lo dejo.

1. Contratar a un enano para que salga con vosotros.

No os defraudará. Él se lo pasará de puta madre, y vosotros mejor. No se como irá el tema del precio, si a peso o como, pero serán los mejores dineros invertidos por vosotros en mucho tiempo. No seamos hipócritas, si lo has contratado, y ese es su trabajo, hará el chorra durante el tiempo estipulado. Y si luego le sigues invitando a copas, las risas están aseguradas. Podéis pasároslos por debajo de las piernas, subirle a carricotas en medio de la discoteca-pub-bar-antro en la que estéis, o porque no, subirle a la barra a tirar las copas de los demás a cambio de chupitos. También me se una historia de una fiesta con muchos enanos con bandejas de plata con…en fin, que me voy del tema. Y si ya tenéis un amigo/a que vaya a casarse en breves, que se haya quedado sin novio/a, que sea virgen de lengua o simplemente que lo esté pasando mal, pues ya sabéis, a emborracharle a el/ella y al enano/a.

2. Buscar y encontrar la casa de los Aznar.

Habiendo sido informado de que gracias a la exitosa gestión de la queridísima (creo que ya ha superado en popularidad a Belén Esteban) Ana Bottle en cuanto a la concesión del permiso para sala de fiestas en horario conveniente para esta nochevieja en la capital española, y ya que, queridos madrileños, una de dos: o bien os pegaréis de ostias unos con otros para entrar en una de las pocas discotecas con permiso (Sólo 31 bares y discotecas abrirán más allá de las 2.30 y 6.30 respectivamente, según elmundo.es), pagando eso sí fortunas desorbitadas; o bien os veréis relegados a chupar más frío que en la comunión de Dimitri a orillas del manzanares bajo riesgo terrible de multa por botellón. Yo os propongo la solución definitiva: acudir todo en masa a la casa de los Ansar y celebrar la mejor nochevieja de vuestras vidas en sus ostentosos jardines. Podréis cantar el ya archiconocido “a relaxing café con leche remix” o clásicos como “benedicto EquisUvePalito”. Si la policía se os pone tonta, siempre podréis eludir al gran chucky de cieza: ¿Quieres sentirla en el pesho? Visto como está el patio, probablemente después de este parrafito seré acusado de enaltecimiento del terrorismo y alteración del orden público. Una pena.

3. Entrar en un cotillón de alto standing como dios te trajo al mundo.

No os pido que aguantéis toda la cena y las campanadas achampanadas en cueros, ni mucho menos. Eso es algo que solo yo y nacho vidal podríamos hacer sin pudor, sin risas. Pero lo que si que podéis hacer de forma normal, es entrar en medio del cotillón, sobre las 01:35 (es la hora perfecta donde se mezcla el júbilo y el alcohol en proporciones idóneas) con los huevos colganderos, o rebotando pezones, que aquí somos de todo menos discriminadores (aplaudo con entusiasmo a las femen). Pero en este caso os pediría, en contra de todos los majos salados que salen en público sin ropa, siempre corriendo como locos, que esta vez lo hiciérais con tranquilidad, más parsimosiosos que la duquesa de Alba. Con el estilo de andar de Fermín el espetero (Fernando Tejero en La Que Se Avecina), que con solo pensarlo me descojono ya solo. Mirando a esos pijeras con desprecio, como si esa fuera tu casa. Y en ese preciso instante, miras coges una copa, miras a la señora más presuntuosa de la sala, la guiñas un ojo y te señalas las partes pudendas. En caso de ser una mujer, al señor con más bigote del lugar. Trata de salir como puedas.

4. En casa con la familia, gasta la broma del siglo.

Si tienes conocimientos de electricidad, ve al cuadro de luces, baja el diferencial y haz creer a tu familia que el efecto 2000 es retroactivo diferenciado y ha llegado 14 años después. Si nos tuvimos que creer a Maria Dolores de barriga de Cospedal con su “Una indemnización indef… en diferido, en forma efectivamente de simulación… simulación o lo que hubiera sido en diferido en partes de una… de lo que antes era una retribución, tenía que tener la retención a la Seguridad Social” ¿Por qué no se lo van a creer? Fin de la cita.

Si por el contrario, no sabes hacer la O con un canuto, también puedes grabar unas campanadas graciosas de otro año, las pones a las 11 de la noche, en medio de la cena, y haces que todos se coman las 12 uvas. Luego te ries y dices: os jodéis, cabrones, ahora ya no quedan uvas!

Si no sale la broma o te pegan un tortazo, di que eres gay o lesbiana, que siempre queda bien.

5. Salir disfrazado

Es tradición en muchos pueblos o salas de algunas ciudades hacer nocheviejas a lo carnaval. Eso está muy bien, para el que le guste disfrazarse, pero yo no hablo de eso. Hablo de disfrazarse en un lugar en el que nadie lo haga. Serás el centro de atención, todo el mundo querrá fotos contigo, te invitarán a combinados (nunca entendí la palabra combinado, a cualquier cosa en este mundo le podemos llamar combinado), y si no vas muy pasado y tienes labia, igual hasta ligas (válido solo para feos/as, si eres guapo/a no te disfraces.

Eso sí, si esta es tu opción, te pediría que no te pongas esos típicos disfraces que puedes comprar en cualquier chino (monje, princesa, pirata, cerdito). Eso está más pasado que el walkman. Deberás buscar un disfraz chorra donde las haya. Vease disfraz de patilla, de carretillero cargando tu prepucio, de ladilla, disfraz de montaña rusa (el mejor del mundo si vais en pareja).

6. Unirte a un clan gitano

Si queréis una fiesta alternativa y no tenéis mucho dinero, esta es vuestra mejor opción. Pasar una nochevieja como nunca la habéis pasado, aprender un nuevo idioma y aclimatar vuestros aparatos olfativos. Antes de nada, aprovisionaros de una buena cantidad de petardos, pan sin hacer, y calentar las palmas. No os sorprendáis si en medio de la noche, conseguir hacer un fuego con vuestras propias manos, es cosa de la física. Si sois de buen taconeo, llevar zapatos cómodos, eso sí, al día siguiente ateneos a tener las rodillas en carne viva.

Llévate también un reproductor de música con canciones que jamás han sido bailadas de esa forma, de esas del pop más chustoso que existe. Si os lo metéis en el bolsillo, esos grandes de la música os sacarán un ritmo de esas notas del averno, y hasta os parecerá buena música.

Un conejo: mucho ojo con el alcohol, que ya sabemos la capacidad para aumentar la belleza humana que tiene, y si la lias, igual esa no será la única noche “gitana” de tu vida, y lo de unirte a un clan gitano quedará alargado hasta la posteridad.

7. Vístete a la moda paquistaní, compra 20 rosas de plástico y sal a venderlas por los bares.

Os aseguro que será la noche que más personas conoceréis, en la que más fotos vuestras estarán por los medios sociales y quizás ganáis hasta algún dinerillo extra, que nunca viene mal. El bigotito-bigotón, la raya a un lado y la tez morena son imprescindibles. Conocí a unos cuantos por Malasaña, y también por mi pueblo, de diversas nacionalidades, y son las personas más felices que he visto jamás. No se si será el material de que están hechas las rosas, el trabajo en sí, o simplemente fachada, pero son adorables, oiga.

Prueba con el regateo, haz bailes a lo kung-fu panda, métete en medio de cuadrillas enteras de mujeres o maromos, ofrece rosas a cambio de besos, di que están traídas desde el mismísimo pais de nunca jamás. En definitiva, haz el paria.

8. Sal de fiesta y alude una esquizofrenia severa.

Con unas ropas un tanto desaliñadas, el pelo a lo científico loco y la barba a lo Pablo Motos. Para el atuendo necesitaremos: un boli en el cinturón, una horquilla en el pelo, papel Albal, un cassette de música clásica, un taco de cartas magic y una petaquita rellena de anís del mono.

En un principio aparenta tranquilidad en cada bar, todo sobre ruedas. Cuando haya alguna canción de esas rompedoras del momento, empieza a emocionarte y baila cual pelea épica entre Bruce Lee y Chuck Norris. Chúpale la cara a alguien. Sal fuera y pide si alguien tiene la revista Hola. Si te piden papel para liar, saca el papel Albal y pon voz de yonkarra: “Solo tengo esto tío”.

En algún bar que pongan música mala, ve a la barra y pide que te pongan el cassette con aspavientos. Si se niegan (que lo harán) comienza el discurso sobre racismo y discriminación: “¿no me lo pones porque soy negro no?”

Pega traguitos cortos al anís y ofrece a la gente, echándoles el aliento para que vean el suculento manjar que llevas encima. Ofrece partidas a las magic a tías/os apuestos. Pégate una sapada por la puta cara.

Si la cosa se te va de las manos, te metes mucho en el papel, o te encanta la jarana, y aparece la policía, imita al mayor loco de los locos youtubistas que existen.

9. Acude a un comedor benéfico con la mitad de la cena de nochevieja

Esto no es nada chorra, es lo que deberíamos hacer todos. Ya que sabemos que la mitad de la cena la vamos a tirar, porque somos seres que tiramos siempre a lo grande y la frase del donde comen 5 comen 25 se multiplica por 10 en nochevieja, qué mejor obra que dárselo a los que en esa noche poco podrán comer. Lo chorrada en realidad es quedarnos de brazos cruzados sin hacer nada. Pero en esa sociedad, lo de la razón, la lógica y la verdad queda un poco desvirtuado. Ética para conformistas lo llamaría yo.

10. Echar unas gotitas de LSD en el ponche. Sin duda, la más funny de todas.

Y recordad, la nochevieja es la noche en la que vale todo, en la que todo hijo de vecino no se acuerda al día siguiente de todo lo que ha hecho. No son tan malas ideas como pensáis…

Exprime la vida, y ríete mucho en nochevieja. Espero tengas un 2014 lleno de alegrías, sueños cumplidos, y esperanzas. FELIZ AÑO NUEVO!

Imagen

Anuncios

2 pensamientos en “10 cosas chorra que hacer en nochevieja”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s