Sobre cómo ir a Viena y no morir en el intento

“He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él”

            Sigo dándoles vueltas… ¡Qué coño mirará el tipo de la foto de cabecera del blog este chungo! En fin, a lo que vamos tuerto, que se rifa un ojo. Me viene muy al caso esta frase, escrita por Mark Twain (un tío serio, yanki, pero majete pese a ello), para relatar una de tantas anécdotas que me sucedieron en el viaje, para mí, más completo que he hecho hasta ahora: un Interrail.

Sí, odiadísimos lectores, algunos estaréis con la sonrisita en la boca recordando vuestras andanzas por Europa; otros pensando: pero de que mierdas me está hablando!!!; y la gran mayoría sentados en una silla. Os hablo de ese viajecito en tren por Europa en el que la gente bebe mucho, duerme poco, y ves muchas ciudades en pocos días. Si queréis saber más, hay muchos blogs por ahí que os la cuentan.

Pongámonos en situación. Viena, 27 de Julio, con 13 días ya de viaje (y otros 9 que nos quedaban), con los pies reventados de patear Europa pero con la tontería encima. Cualquiera que haya visitado la capital de Austria podrá afirmar que lo que más destaca de esta gran ciudad europea es su monumentalidad. Capital imperial en su momento, plagada de palacios por doquier (los de aquellos austrias tan majos que precedieron a los bribones), la Opera, a la cual puedes entrar por 15 lereles (no entramos porque íbamos hiper bien vestidos, requetemonos). Calles amplias, bien adoquinadas, muy limpias, todo muy caro patatin patatan, que te voy a contar.

A nuestra llegada en tren, muy lujoso él, teníamos dos opciones: la Wien Meidling o la Wien Westbahnhof (sí, es el idioma que se habla en el infierno). Pues bien: elegimos la incorrecta. 50% de probabilidades, fallo, así es la raza humana. Gracias a Dios en Viena hasta el metro es gratis, o por lo menos para los españoles.

Dejamos los macutos en el Do Step In, un hostel que recomiendo a todo el que vaya para allá, por precio y comodidades, vamos, tiene una cocina mejor que la de Isabel Preysler. Y nos lanzamos a la jungla de asfalto. Calles comerciales, supermercados con nombre LaStafa (no sé quien entrará ahí), un grupo de Hare Krishna cantando cosas felices por la calle, hasta ahí todo muy normal.

Nuestra epopeya comienza cuando llegamos a uno de estos parques monumentales de los que he hablado: Maria-Theresien-Platz. Dos imponentes edificios a los lados: el museo de historia del arte y el museo de historia natural. La pedazo de estatua de Maria Teresa con la pragmática sanción en medio. Derrochaba neoclásico por los 4 costados.

Y en estas, aparece en escena el protagonista de este humilde post, que mantendré en el anonimato bajo el sobrenombre de Mc Alf. Se encuentra con una de las dos estatuas que vigilaban la entrada al parque: un enorme caballo tamaño natural multiplicado por 2, de mármol, apoyado en sus dos patas traseras y con las otras dos estirada hacia el frente en modo zombi.

– Ju jaaaaa jiji Foto foto!!!

Mc Alf se agarra a las patas que cuelgan y yo le concedo ese placer. Cede sus 33,6Kg de peso más la fuerza de la gravedad a esas, aparentemente, robustas patas y comienza a imitar el sonido de un mono. Así de grillao está el chaval. Rascando sobaco y todo. En estas suena un tremendo CRASHHHH y el mundo entero se queda en silencio. Una de las patas cede y cae al suelo, tras impactarle en la cabeza.

tamuloko

El personaje en cuestión en el anonimato, tras un es-tupido velo.

Corta el aire un grito proveniente del parque (que, a todo esto, estaba abarrotada) ARE YOU A FUCKING STUPID????? Roki, el tercero en discordia, se queda con la misma cara con la que nos quedamos todos (¿todos?) cuando estamos chupando un gran, jugoso y dulce calipo (para los de la nueva LOMCE: felación). Yo, que estaba haciendo la foto y no veo la caída suelto un muy jarrero: Pero que chorras haces, ehhhhh.

Imaginar nuestros caretos, con una estatua del siglo XVIII destrozada bajo nuestros pies, unos 10kg de mármol por el suelo. Nuestras medio sonrisas se transforman en un “tutu marcha de aquí”. Empezamos a andar acelerando el paso a cada segundo, mirando al suelo, que no sé porque la gente cuando pasa vergüenza mira al suelo, se creen que se vuelven invisibles o algo, nos faltó silbar.

Eso sí, no me he reído más en mi miserable vida que una vez salí de aquel parque, y más cuando veía la pobre cara de preocupación de mi pobre Mc Alf, que no estuvo tranquilo hasta que salió del país, pensando que de cada esquina saldría un agente federal dispuesto a arrestarle.

Pero que os voy a contar de un tío que pasa cantando CARABINIERI CARABINIERI por delante de un furgón de la policía (posterior arresto) por Florencia, se roba una botella entera de ron en Roma, le pega un jamacuco en Croacia por beber leche, usa dos y hasta tres gafas al mismo tiempo y se hace llamar Bionicle. Risas aseguradas.

Es por ello, lectores pederastas, que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él. Yo a este personaje lo amo, pero desde lejos. Aún así, es uno de los mejores amigos que tengo, una de esas personas que cualquier cuadrilla querría tener, pero no sus la gocéis, su cláusula de rescisión es desorbitada. En el siguiente post prometo ofrecer algo útil para la sociedad, de provecho.

Grazie mille, exprime la vida, y ríete mucho.

estupendaestatua

La estatua del delito

albondiga-abuela

Anuncios

Un pensamiento en “Sobre cómo ir a Viena y no morir en el intento”

  1. Dios Alfon!! Me meo de la risa!! Me encanta lo q voy viendo hasta ahora del blog y pienso seguirlo para ver tus andanzas!! Y de paso… seguir algun consejillo en cuanto a alojamiento! Espero q estes genial!! Un besazo cuidate!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s